Ir al contenido principal

El esfuerzo de iniciar una actividad y la promoción del bienestar

Según Sonja Lyubomirsky, Kennon M. Sheldon y David Schkade (2005), comprometerse en una actividad requiere al menos dos clases de esfuerzo: 1) el esfuerzo necesario para iniciar la actividad; 2) el esfuerzo que se requiere para llevar a cabo y mantener dicha actividad.

Es obvio que los efectos beneficiosos de las actividades física o psicológicamente sanas solo se obtienen si la persona consigue iniciar la actividad. Pero iniciar una actividad requiere un esfuerzo de auto-regulación, una disciplina y una fuerza de voluntad importantes. Las investigaciones indican que esta capacidad de auto-regulación es como un “músculo” psicológico que se puede aprender a desarrollar. Las personas que han conseguido potenciar esta capacidad de “ponerse en marcha” en la realización de actividades placenteras tienen más potencial para ser felices en la vida. Son personas que seleccionan actividades que se ajustan a su personalidad. De esta manera les resulta más fácil hacer el esfuerzo de iniciarlas.

Habituarse a iniciar actividades supone poner en práctica las funciones ejecutivas, que dependen de las áreas prefrontales del cerebro. Las áreas prefrontales a su vez constituyen un eje gigante de conexiones neuronales que regulan otras zonas cerebrales. Esta integración neuropsicológica es uno de los pilares de la salud psíquica y del bienestar (Adserá 2013), por lo que es importante practicar en el día a día esta capacidad de “arrancar y ponerse en marcha”.

Referencias bibliográficas:
Lyudomirsky, S., Sheldon, K.M., Schkade, D. (2005). Pursuing Happiness: The Architecture of Sustainable Change. Review of General Psychology, 9(2), 111-131.
Adserá, A. (2013). Terapias de Psicología Positiva. Tarragona: 3Temas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El modelo de Reuven Bar-On de inteligencia emocional-social (ESI)

Reuven Bar-On considera que los conceptos de Inteligencia Social e Inteligencia Emocional están relacionados y, con toda probabilidad, representan componentes interrelacionados de un mismo constructo. Este autor afirma que la Inteligencia emocional-social está compuesta por un conjunto de competencias intrapersonales e interpersonales, habilidades y facilitadores que se combinan para determinar la conducta humana. La Inteligencia emocional-social incluye las habilidades de reconocer, entender y utilizar las emociones, de relacionarse con otras personas, de adaptarse a los cambios, de resolver problemas de naturaleza personal e interpersonal, y de afrontar eficientemente las demandas y desafíos de la vida diaria (Bar-On 2006). El modelo de Bar-On se basa en el EQ-i (Emotional Quotient Inventory). Es un modelo validado empíricamente.

Me gusta el modelo de Reuven Bar-On porque además de las cualidades relacionadas directamente con las emociones, como la autoconciencia emocion…

Cuestionarios, escalas y tests en la web psicologiapositiva.org

El sitio www.psicologiapositiva.org es una excelente página web proporcionada por el Prof. Martin E. P. Seligman y el Centro de Psicología Positiva de la Universidad de Pennsylvania en colaboración con el Instituto de Psicología Positiva de la Universidad Complutense de Madrid (Prof. Carmelo Vázquez). Está derivada de la original en inglés www.authentichappiness.org.

En esta página web hay una gran variedad de cuestionarios, escalas y tests sobre conceptos relacionados con la psicología positiva para su aplicación y corrección on-line. Por ejemplo, hay el Cuestionario de Felicidad Auténtica, el Cuestionario VIA de Fortalezas Personales, el Test de Gratitud, el Test de Optimismo, la Escala de Satisfacción con la Vida, etc.

Teoría de ampliación y construcción de emociones positivas (B. Fredrickson)

La Broaden-and-build theory of positive emotions (Teoría de ampliación y construcción de emociones positivas) de Barbara L. Fredrickson es un modelo teórico que describe cómo las emociones positivas abren nuestros corazones y nuestras mentes, haciéndonos más receptivos y más creativos.

Las emociones negativas, por su función de supervivencia, restringen la visión sobre las acciones que puede llevar a cabo una persona en una situación concreta. Por el contrario, las emociones positivas lo amplían, abriendo el rango de pensamientos y acciones. Por ejemplo, la alegría despierta el interés por el juego y la creatividad. La curiosidad empuja a la exploración y el aprendizaje. La serenidad invita a saborear las circunstancias del presente e integrarlas en una nueva perspectiva de nosotros mismos y del mundo que nos rodea.

Según Barbara Fredrickson, tanto las emociones negativas y como las emociones positivas tienen una función adaptativa, pero actúan en escalas de tiempo disti…