Ir al contenido principal

¿Qué es tener inteligencia emocional?

Tener inteligencia emocional significa gobernar adecuadamente nuestros sentimientos y emociones, y no dejarse llevar por su impulsividad. Saber relacionarse con los demás e interpretar sus sentimientos, es decir, tener empatía. Las personas que han desarrollado positivamente las habilidades emocionales tienen mayor autoestima, son más asertivas, son socialmente más adaptativas. Por el contrario, las personas que no controlan su vida emocional mantienen una lucha interna que menoscaba el concepto de sí mismos y disminuye su capacidad de resolver satisfactoriamente los desafíos diarios de la vida.

Mejorar y cuidar la inteligencia emocional puede tener beneficios prácticos: el éxito en el trabajo, la estabilidad en la familia, la correcta educación de los hijos, etc.

Otra característica de tener una sana inteligencia emocional es que nos permite aprender a afrontar los miedos, algo importante en la psicoterapia que propongo, porque el miedo invalida y paraliza, sabotea la acción. Como ya he dicho anteriormente en este blog, el decidir y actuar potenciando las cualidades positivas (la autoestima, la asertividad, la empatía, el optimismo, el afecto, la creatividad, la felicidad, el sentido del humor, etc.) refuerza la salud mental y es una eficaz barrera defensiva ante posibles trastornos psicológicos.

Según Mayer & Salovey la inteligencia emocional es un conjunto de habilidades que nos permiten percibir y expresar las emociones, usar las emociones para facilitar el pensamiento, entender las emociones y saber gestionarlas, tanto las propias como las de los demás. Daniel Goleman considera que la piedra angular de la inteligencia emocional es el saber darse cuenta de los propios sentimientos en el mismo momento en que surgen. Es la enseñanza de Sócrates de "conócete a ti mismo". Y dice que las personas con elevada inteligencia emocional son socialmente equilibradas, extravertidas y alegres. Saben comprometerse y son responsables, al tiempo que viven con ética. Son afectuosas en sus relaciones con otras personas. Se gustan a sí mismos (tienen autoestima) y su vida emocional es rica y ajustada a las distintas situaciones.

A partir de mi experiencia he llegado a la importante conclusión de que la inteligencia emocional es algo en gran medida ligado a la autoestima, y viceversa. Por ello, creo que una buena forma de potenciar la inteligencia emocional es promoviendo el incremento de la autoestima. Un camino ciertamente sutil, pero quizás el más sensato y eficaz para ayudar a personas afectadas de algún trastorno psicológico, sea leve o grave.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuestionarios, escalas y tests en la web psicologiapositiva.org

El sitio www.psicologiapositiva.org es una excelente página web proporcionada por el Prof. Martin E. P. Seligman y el Centro de Psicología Positiva de la Universidad de Pennsylvania en colaboración con el Instituto de Psicología Positiva de la Universidad Complutense de Madrid (Prof. Carmelo Vázquez). Está derivada de la original en inglés www.authentichappiness.org.

En esta página web hay una gran variedad de cuestionarios, escalas y tests sobre conceptos relacionados con la psicología positiva para su aplicación y corrección on-line. Por ejemplo, hay el Cuestionario de Felicidad Auténtica, el Cuestionario VIA de Fortalezas Personales, el Test de Gratitud, el Test de Optimismo, la Escala de Satisfacción con la Vida, etc.

Libro "Terapias de Psicología Positiva", de Antonio Adserá

He revisado y ampliado en una nueva edición mi libro Terapias de Psicología Positiva. Esta nueva edición está disponible en la tienda Kindle de Amazon .

Aunque la Psicología positiva se dedica principalmente al estudio científico de aquellas cualidades humanas que nos acercan al bienestar y a la felicidad, creo que no hay que desmerecer sus aplicaciones prácticas para el tratamiento o la prevención de trastornos psíquicos. Los estados mentales positivos actúan como barreras a los problemas psíquicos y pueden tener incluso un efecto rehabilitador.

Referencia bibliográfica:
Adserá, A. (2012) Terapias de Psicología positiva. Tarragona: Editorial 3Temas.

La escala de Ryff de bienestar psicológico adaptada al español

En anteriores post hablé de la escala de Ryff, que sirve para evaluar el bienestar psicológico de una persona en base a 6 dimensiones. Es una escala elaborada en inglés y para su aplicación en español hay que buscar una buena adaptación. Sin embargo “adaptar” no es sinónimo de “traducir”. Adaptar un instrumento psicométrico es mucho más que traducir el test, ya que hay que hacer estudios estadísticos que confirmen la validez y la fiabilidad de la escala traducida y/o adaptada a distintos grupos sociales. A veces hay que suprimir algunos ítems.

He encontrado en Internet las siguientes adaptaciones de la escala de Ryff:

Díaz D., Rodríguez-Carvajal R., Blanco A., Moreno-Jiménez B., Gallardo I., Valle C., van Dierendonck D. (2006) Adaptación española de las escalas de bienestar psicológico de Ryff.
www.psicothema.com/pdf/3255.pdf

Tómas JM., Meléndez JC., Navarro E. (2008). Modelos factoriales confirmatorios de las escalas de Ryff en una muestra de personas mayores. redalyc.uaemex…