Ir al contenido principal

El valor terapéutico de la creatividad

Considero que la creatividad es un valor positivo de utilidad terapéutica. Ciertamente la Psicología positiva trata sobre como aumentar el bienestar de las personas, pero creo que no hay que desmerecer las posibilidades terapéuticas de los principios y conceptos de la Psicología positiva.

Hay que destacar la capacidad de motor de arranque para progresar que tiene la creatividad. Para una persona afectada de un trastorno psíquico es muy importante disponer de un “motor de arranque” que le ayude a superar los bloqueos y a elevar su estado anímico.

La creatividad es verdaderamente un motor de cambio y de progreso. Las personas creativas destacan especialmente por su inteligencia y capacidad de trabajo y constancia, por su habilidad de mantener un esfuerzo durante largos periodos de tiempo; es decir, son personas tenaces. Es ésta precisamente una cualidad de gran utilidad terapéutica, porque como ya he comentado en este blog, las decisiones seguidas de las acciones son el proceso emotivo-cognitivo-conductual que ha de permitir a una persona afectada mejorar en su salud e incluso superar su trastorno.

Una forma de recuperar y reforzar los anclajes emotivo-cognitivos que todos tenemos de forma natural es aprendiendo a potenciar y ejercer la creatividad. Es un camino sutil e indirecto para poner orden en el desconcierto que a menudo sufre la psique de la persona que padece algún trastorno psíquico, sobre todo cuando el trastorno afecta a la relación entre la actividad del sistema límbico (parte del cerebro emocional) y las áreas neocorticales prefrontales (parte del cerebro racional).

Muchas veces nos encontramos en que para progresar en una psicoterapia no sirven demasiado las argumentaciones racionales que pueda dar el psicoterapeuta al paciente. Esto es así porque esta comunicación verbal va preferentemente dirigida al cerebro racional, ignorando el cerebro emocional. Afortunadamente para influir en la interacción cognitiva-emotiva disponemos del camino sutil e indirecto de potenciar los valores positivos humanos: la autoestima, la asertividad, la empatía, el optimismo, la creatividad, el fluir, etc. Elevando los niveles de estos estados psicológicos positivos lograremos poner orden en el desconcierto emotivo-cognitivo que a menudo padece la persona afectada de alguna patología psíquica, y con ello podemos conseguir aumentar el bienestar de esta persona.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuestionarios, escalas y tests en la web psicologiapositiva.org

El sitio www.psicologiapositiva.org es una excelente página web proporcionada por el Prof. Martin E. P. Seligman y el Centro de Psicología Positiva de la Universidad de Pennsylvania en colaboración con el Instituto de Psicología Positiva de la Universidad Complutense de Madrid (Prof. Carmelo Vázquez). Está derivada de la original en inglés www.authentichappiness.org.

En esta página web hay una gran variedad de cuestionarios, escalas y tests sobre conceptos relacionados con la psicología positiva para su aplicación y corrección on-line. Por ejemplo, hay el Cuestionario de Felicidad Auténtica, el Cuestionario VIA de Fortalezas Personales, el Test de Gratitud, el Test de Optimismo, la Escala de Satisfacción con la Vida, etc.

Libro "Terapias de Psicología Positiva", de Antonio Adserá

He revisado y ampliado en una nueva edición mi libro Terapias de Psicología Positiva. Esta nueva edición está disponible en la tienda Kindle de Amazon .

Aunque la Psicología positiva se dedica principalmente al estudio científico de aquellas cualidades humanas que nos acercan al bienestar y a la felicidad, creo que no hay que desmerecer sus aplicaciones prácticas para el tratamiento o la prevención de trastornos psíquicos. Los estados mentales positivos actúan como barreras a los problemas psíquicos y pueden tener incluso un efecto rehabilitador.

Referencia bibliográfica:
Adserá, A. (2012) Terapias de Psicología positiva. Tarragona: Editorial 3Temas.

La escala de Ryff de bienestar psicológico adaptada al español

En anteriores post hablé de la escala de Ryff, que sirve para evaluar el bienestar psicológico de una persona en base a 6 dimensiones. Es una escala elaborada en inglés y para su aplicación en español hay que buscar una buena adaptación. Sin embargo “adaptar” no es sinónimo de “traducir”. Adaptar un instrumento psicométrico es mucho más que traducir el test, ya que hay que hacer estudios estadísticos que confirmen la validez y la fiabilidad de la escala traducida y/o adaptada a distintos grupos sociales. A veces hay que suprimir algunos ítems.

He encontrado en Internet las siguientes adaptaciones de la escala de Ryff:

Díaz D., Rodríguez-Carvajal R., Blanco A., Moreno-Jiménez B., Gallardo I., Valle C., van Dierendonck D. (2006) Adaptación española de las escalas de bienestar psicológico de Ryff.
www.psicothema.com/pdf/3255.pdf

Tómas JM., Meléndez JC., Navarro E. (2008). Modelos factoriales confirmatorios de las escalas de Ryff en una muestra de personas mayores. redalyc.uaemex…