Ir al contenido principal

El optimismo y el pesimismo en el trabajo y la economía

Dicen las Cámaras de Comercio que un 70% del descenso en el consumo se debe más a factores psicológicos que a la situación de la economía real. Esto no me parece muy convincente, dada la alta tasa de paro y la restricción de créditos que hay actualmente en España.

Lo que sí es cierto es que a menudo hay tópicos que influyen en la percepción y en la valoración optimista o pesimista que podamos hacer de una situación laboral y económica. Recientemente me preguntaron sobre estos temas. Pongo a continuación dos de las preguntas, con las respuestas que di:

PREGUNTA: Cuando todo va mal, como por ejemplo el empleo (una persona que no encuentra hoy en día trabajo), ¿no es mejor ser pesimista y bajar de la nube? ¿Es cierto que con este pesimismo (o realismo) nos pondremos las pilas y actuaremos ante el problema?

RESPUESTA: Cuando vienen las dificultades, las personas de carácter optimista ponen en marcha unas expectativas positivas que a su vez las empujan a esforzarse en superar dichas dificultades y lograr los objetivos propuestos. Las personas pesimistas, por el contrario, al mantener unas expectativas desfavorables reducen el esfuerzo y no llegan a alcanzar sus objetivos. El pesimismo no lleva a una percepción más realista de la vida, sino a una pasividad bloqueante que aporta aún más dificultades a nuestra situación personal. En cambio, el optimismo habitualmente va acompañado de la tenacidad y perseverancia, requisitos indispensables para superar los problemas que podamos tener en los momentos difíciles.

PREGUNTA: Algunos expertos aseguran que esta crisis económica ha sido causada por un exceso de optimismo. ¿Es quizá mejor estar siempre alerta ante lo que pueda llegar?

RESPUESTA: Yo no confundiría optimismo con imprudencia o temeridad. En mi opinión, la mejor opción es combinar el optimismo con el sentido de la realidad. Tenacidad y alegría con responsabilidad. El optimismo refleja la faceta emocional, el sentido de la realidad refleja la faceta racional. Es una combinación que se complementa muy bien, ya que la personalidad tiene un doble componente emocional/racional.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuestionarios, escalas y tests en la web psicologiapositiva.org

El sitio www.psicologiapositiva.org es una excelente página web proporcionada por el Prof. Martin E. P. Seligman y el Centro de Psicología Positiva de la Universidad de Pennsylvania en colaboración con el Instituto de Psicología Positiva de la Universidad Complutense de Madrid (Prof. Carmelo Vázquez). Está derivada de la original en inglés www.authentichappiness.org.

En esta página web hay una gran variedad de cuestionarios, escalas y tests sobre conceptos relacionados con la psicología positiva para su aplicación y corrección on-line. Por ejemplo, hay el Cuestionario de Felicidad Auténtica, el Cuestionario VIA de Fortalezas Personales, el Test de Gratitud, el Test de Optimismo, la Escala de Satisfacción con la Vida, etc.

Libro "Terapias de Psicología Positiva", de Antonio Adserá

He revisado y ampliado en una nueva edición mi libro Terapias de Psicología Positiva. Esta nueva edición está disponible en la tienda Kindle de Amazon .

Aunque la Psicología positiva se dedica principalmente al estudio científico de aquellas cualidades humanas que nos acercan al bienestar y a la felicidad, creo que no hay que desmerecer sus aplicaciones prácticas para el tratamiento o la prevención de trastornos psíquicos. Los estados mentales positivos actúan como barreras a los problemas psíquicos y pueden tener incluso un efecto rehabilitador.

Referencia bibliográfica:
Adserá, A. (2012) Terapias de Psicología positiva. Tarragona: Editorial 3Temas.

La escala de Ryff de bienestar psicológico adaptada al español

En anteriores post hablé de la escala de Ryff, que sirve para evaluar el bienestar psicológico de una persona en base a 6 dimensiones. Es una escala elaborada en inglés y para su aplicación en español hay que buscar una buena adaptación. Sin embargo “adaptar” no es sinónimo de “traducir”. Adaptar un instrumento psicométrico es mucho más que traducir el test, ya que hay que hacer estudios estadísticos que confirmen la validez y la fiabilidad de la escala traducida y/o adaptada a distintos grupos sociales. A veces hay que suprimir algunos ítems.

He encontrado en Internet las siguientes adaptaciones de la escala de Ryff:

Díaz D., Rodríguez-Carvajal R., Blanco A., Moreno-Jiménez B., Gallardo I., Valle C., van Dierendonck D. (2006) Adaptación española de las escalas de bienestar psicológico de Ryff.
www.psicothema.com/pdf/3255.pdf

Tómas JM., Meléndez JC., Navarro E. (2008). Modelos factoriales confirmatorios de las escalas de Ryff en una muestra de personas mayores. redalyc.uaemex…