Ir al contenido principal

Cultivar la amistad

Tradicionalmente se ha buscado el secreto de la felicidad en la salud, el dinero, el amor, la juventud, pero… ¡realmente ninguno de estos factores por sí mismos trae la felicidad! Las investigaciones, sin embargo, han acabado encontrando un factor que sí que se relaciona muy directamente con la felicidad: es la amistad. Esto es así porque la base de la felicidad y el bienestar son los lazos afectivos que nos unen a otras personas. El ser humano es sin duda un ser social, y en este contexto el poder de la amistad es enorme.

Así que si queremos incrementar nuestro bienestar, una de las maneras más eficaces para lograrlo es cultivando la amistad. ¿Cómo hacerlo? Siga estos 4 consejos prácticos:

1. Dedique tiempo a cultivar la amistad. Hay que aumentar el tiempo que dedicamos y compartimos con nuestros amigos, sobre todo con los de siempre, los más íntimos. Hay que intentar mantener el contacto; para esto las redes sociales de Internet son muy prácticas.
2. Aprenda a mejorar la comunicación y sepa escuchar a los demás. Podemos ir a un taller de técnicas de comunicación, pero lo más importante es aprender a compartir mejor los sentimientos y las emociones; ¡hay que esforzarse en incrementar la empatía! Es muy probable que con todo esto logre, quizás sin proponérselo, tener nuevos amigos.
3. Sea agradecido, demuestre admiración y afecto con sus amigos. Conviene cuidar las palabras, los gestos, los sentimientos y, sobre todo, los detalles.
4. Tenga lealtad hacia sus amigos, ¡esto es muy importante! Hay que apoyar a las amistades no solo en los momentos difíciles, sino también en sus momentos de éxitos. Destierre lejos la envidia, alégrese sinceramente por los éxitos de sus amigos.

En definitiva, para cultivar la amistad hay que esforzarse, actuar, superar la pasividad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El modelo de Reuven Bar-On de inteligencia emocional-social (ESI)

Reuven Bar-On considera que los conceptos de Inteligencia Social e Inteligencia Emocional están relacionados y, con toda probabilidad, representan componentes interrelacionados de un mismo constructo. Este autor afirma que la Inteligencia emocional-social está compuesta por un conjunto de competencias intrapersonales e interpersonales, habilidades y facilitadores que se combinan para determinar la conducta humana. La Inteligencia emocional-social incluye las habilidades de reconocer, entender y utilizar las emociones, de relacionarse con otras personas, de adaptarse a los cambios, de resolver problemas de naturaleza personal e interpersonal, y de afrontar eficientemente las demandas y desafíos de la vida diaria (Bar-On 2006). El modelo de Bar-On se basa en el EQ-i (Emotional Quotient Inventory). Es un modelo validado empíricamente.

Me gusta el modelo de Reuven Bar-On porque además de las cualidades relacionadas directamente con las emociones, como la autoconciencia emocion…

Cuestionarios, escalas y tests en la web psicologiapositiva.org

El sitio www.psicologiapositiva.org es una excelente página web proporcionada por el Prof. Martin E. P. Seligman y el Centro de Psicología Positiva de la Universidad de Pennsylvania en colaboración con el Instituto de Psicología Positiva de la Universidad Complutense de Madrid (Prof. Carmelo Vázquez). Está derivada de la original en inglés www.authentichappiness.org.

En esta página web hay una gran variedad de cuestionarios, escalas y tests sobre conceptos relacionados con la psicología positiva para su aplicación y corrección on-line. Por ejemplo, hay el Cuestionario de Felicidad Auténtica, el Cuestionario VIA de Fortalezas Personales, el Test de Gratitud, el Test de Optimismo, la Escala de Satisfacción con la Vida, etc.

Teoría de ampliación y construcción de emociones positivas (B. Fredrickson)

La Broaden-and-build theory of positive emotions (Teoría de ampliación y construcción de emociones positivas) de Barbara L. Fredrickson es un modelo teórico que describe cómo las emociones positivas abren nuestros corazones y nuestras mentes, haciéndonos más receptivos y más creativos.

Las emociones negativas, por su función de supervivencia, restringen la visión sobre las acciones que puede llevar a cabo una persona en una situación concreta. Por el contrario, las emociones positivas lo amplían, abriendo el rango de pensamientos y acciones. Por ejemplo, la alegría despierta el interés por el juego y la creatividad. La curiosidad empuja a la exploración y el aprendizaje. La serenidad invita a saborear las circunstancias del presente e integrarlas en una nueva perspectiva de nosotros mismos y del mundo que nos rodea.

Según Barbara Fredrickson, tanto las emociones negativas y como las emociones positivas tienen una función adaptativa, pero actúan en escalas de tiempo disti…