Ir al contenido principal

Trabajo y felicidad

Alan Carr, en su libro Psicología positiva. La ciencia de la felicidad, explica que la situación laboral, la satisfacción en el trabajo, el saber aprovechar las aptitudes y el mantener una actividad dirigida a objetivos están relacionados con el nivel de bienestar subjetivo que disfruta una persona. De hecho, Diener et al. (1999) han constatado que hay una moderada correlación r = 0.4 entre la satisfacción en el trabajo y la felicidad subjetiva. Carr lo atribuye a que el trabajo ofrece un nivel óptimo de estímulos que resulta agradable para la persona, ya que da una oportunidad para (1) satisfacer la curiosidad, (2) desarrollar las propias aptitudes, (3) construir una red de apoyo social y (4) tener una sensación de identidad y de propósito en la vida.

Peter Warr (1999) señala que los trabajos más satisfactorios tienen unas características distintivas. En ellos hay una óptima correspondencia entre la persona y su entorno: se trabaja en entornos adecuados para las aptitudes, capacidades y preferencias de la persona, y se da al empleado un considerable nivel de autonomía y capacidad de decisión respecto a la manera de cómo realizar su trabajo (en lugar de imponer unas directrices rígidas y detalladas). Son trabajos que además suelen implicar una gran variedad de tareas, dan oportunidades para el contacto interpersonal, tienen una clara definición de roles, otorgan una posición social bien valorada y dan seguridad, tanto física como económica.

La productividad y la felicidad, dice Carr, son bidireccionales. Fomentando la felicidad en el puesto de trabajo se mejora la productividad. Y recíprocamente, la satisfacción que dan los resultados de la productividad incrementa el nivel de felicidad de la persona en su puesto de trabajo.

Referencias bibliográficas:
Carr, A. (2004). Psicología positiva. La ciencia de la felicidad. Barcelona: Paidós.
Diener, E., Suh, E., Lucas, R. & Smith, H. (1999). Subjective well-being: three decades of progress. En Kahneman, E., Diener, E. & Schwartz, N. [Eds.] Well-being: The foundations of hedonic psychology. (pp 273-302). New York: Russell Sage Foundation.
Warr, P. (1999). Well-being and the workplace. En Kahneman, E., Diener, E. & Schwartz, N. [Eds.] Well-being: The foundations of hedonic psychology. (pp 119-134). New York: Russell Sage Foundation.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El modelo de Reuven Bar-On de inteligencia emocional-social (ESI)

Reuven Bar-On considera que los conceptos de Inteligencia Social e Inteligencia Emocional están relacionados y que representan componentes interrelacionados de un mismo constructo. Este autor afirma que la Inteligencia emocional-social está compuesta por un conjunto de competencias intrapersonales e interpersonales, habilidades y facilitadores que se combinan para determinar la conducta humana. La Inteligencia emocional-social incluye las habilidades de reconocer, entender y utilizar las emociones, de relacionarse con otras personas, de adaptarse a los cambios, de resolver problemas de naturaleza personal e interpersonal, y de afrontar eficientemente las demandas y desafíos de la vida diaria (Bar-On 2006). El modelo de Bar-On se basa en el EQ-i ( Emotional Quotient Inventory ). Referencias bibliográficas: Bar-On, R. (2006). The Bar-On model of emotional-social intelligence (ESI). Psicothema , 18(supl), 13-25. Bar-On, R. (1997). BarOn Emotional Quotient Inventory: Techni

El modelo de felicidad de las tres vías, de Martin E.P. Seligman

Es un modelo descriptivo que propone tres vías para aumentar la felicidad: la vida placentera ( the pleasant life ), la vida con compromiso ( the engaged life ) y la vida con significado ( the meaningful life ). La vida placentera está en la línea de lo que dicen las teorías hedonistas de la felicidad. Consiste en experimentar tantas emociones positivas como sea posible sobre el presente, el pasado y el futuro de la vida. Esta vía promueve el aprendizaje de habilidades para amplificar la intensidad y la duración de estas emociones agradables. Por ejemplo, algunas de las emociones positivas sobre el pasado son la satisfacción por lo realizado, la capacidad de cumplimiento, el orgullo y la serenidad. El recuerdo de estas emociones produce un estado de felicidad. Las emociones positivas sobre el futuro incluyen la esperanza, el optimismo, la fe y la confianza. El trabajo con estas emociones relacionadas con el futuro puede contrarrestar los estados de pesimismo. Las emociones positivas re

Teoría de ampliación y construcción de emociones positivas (B. Fredrickson)

La Broaden-and-build theory of positive emotions (Teoría de ampliación y construcción de emociones positivas) de Barbara L. Fredrickson es un modelo teórico que describe cómo las emociones positivas abren nuestros corazones y nuestras mentes, haciéndonos más receptivos y más creativos. Las emociones negativas, por su función de supervivencia, restringen la visión sobre las acciones que puede llevar a cabo una persona en una situación concreta. Por el contrario, las emociones positivas lo amplían, abriendo el rango de pensamientos y acciones. Por ejemplo, la alegría despierta el interés por el juego y la creatividad. La curiosidad empuja a la exploración y el aprendizaje. La serenidad invita a saborear las circunstancias del presente e integrarlas en una nueva perspectiva de nosotros mismos y del mundo que nos rodea. Según Barbara Fredrickson, tanto las emociones negativas y como las emociones positivas tienen una función adaptativa, pero actúan en escalas de tiempo di