Ir al contenido principal

Las dos tradiciones filosóficas del concepto de felicidad

El estudio de la felicidad tiene una amplia tradición filosófica, tanto en las sociedades occidentales como en las sociedades orientales. En la antigua Grecia hubo la escuela de filósofos hedonistas, para los cuales la felicidad consistía en la acumulación de momentos agradables y la satisfacción de los deseos. Otra escuela de la antigua Grecia, los epicúreos, también buscaban una vida feliz, pero administrando de forma equilibrada los placeres y los dolores. Los epicúreos se diferenciaban de los hedonistas en que no buscaban solo el placer físico, sino que se interesaban también por la satisfacción intelectual. Sin embargo, para los epicúreos el placer y la felicidad eran consecuencia de la ausencia de dolor y de aflicciones, algo que la psicología positiva moderna ha desmentido: superar el malestar no comporta automáticamente conseguir el bienestar. Pero fueron Sócrates, Platón y Aristóteles los filósofos que más influyeron en la filosofía de siglos posteriores, superando la concepción de la felicidad como bienestar hedónico (obtención de placer) y fundamentando la felicidad en base a un bienestar eudaimónico, en el cual lo más relevante es el desarrollo armónico del potencial humano.

Actualmente los conceptos de felicidad y bienestar recogen estas dos grandes tradiciones filosóficas, pero en general se da más importancia a la segunda sobre la primera. Ya en el ámbito de la psicología, hay autores (Keyes, Ryff y Shmotkin, 2002) que han redefinido esta clasificación y han utilizado el constructo bienestar subjetivo (subjetive wellbeing, SWB) para referirse a los conceptos de tradición hedónica, y el constructo bienestar psicológico (psychological wellbeing, PWB) para referirse a los conceptos de tradición eudaimónica. En resumen, mientras que la tradición del bienestar hedónico se ha interesado por el estudio de los afectos y la satisfacción con la vida, la tradición del bienestar psicológico se ha centrado en la forma de promover el desarrollo de las capacidades humanas y el crecimiento personal, a las que considera las principales vías del funcionamiento psicológico positivo que lleva a la auténtica felicidad.

Referencia bibliográfica:
Keyes, C.L.M., Ryff, C.D., Shmotkin, D. (2002). Optimizing well-being: The empirical encounter of two traditions. Journal of Personality and Social Psychology, 82(6), 1007-1022.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El modelo de Reuven Bar-On de inteligencia emocional-social (ESI)

Reuven Bar-On considera que los conceptos de Inteligencia Social e Inteligencia Emocional están relacionados y, con toda probabilidad, representan componentes interrelacionados de un mismo constructo. Este autor afirma que la Inteligencia emocional-social está compuesta por un conjunto de competencias intrapersonales e interpersonales, habilidades y facilitadores que se combinan para determinar la conducta humana. La Inteligencia emocional-social incluye las habilidades de reconocer, entender y utilizar las emociones, de relacionarse con otras personas, de adaptarse a los cambios, de resolver problemas de naturaleza personal e interpersonal, y de afrontar eficientemente las demandas y desafíos de la vida diaria (Bar-On 2006). El modelo de Bar-On se basa en el EQ-i (Emotional Quotient Inventory). Es un modelo validado empíricamente.

Me gusta el modelo de Reuven Bar-On porque además de las cualidades relacionadas directamente con las emociones, como la autoconciencia emocion…

Cuestionarios, escalas y tests en la web psicologiapositiva.org

El sitio www.psicologiapositiva.org es una excelente página web proporcionada por el Prof. Martin E. P. Seligman y el Centro de Psicología Positiva de la Universidad de Pennsylvania en colaboración con el Instituto de Psicología Positiva de la Universidad Complutense de Madrid (Prof. Carmelo Vázquez). Está derivada de la original en inglés www.authentichappiness.org.

En esta página web hay una gran variedad de cuestionarios, escalas y tests sobre conceptos relacionados con la psicología positiva para su aplicación y corrección on-line. Por ejemplo, hay el Cuestionario de Felicidad Auténtica, el Cuestionario VIA de Fortalezas Personales, el Test de Gratitud, el Test de Optimismo, la Escala de Satisfacción con la Vida, etc.

La escala de Ryff de bienestar psicológico adaptada al español

En anteriores post hablé de la escala de Ryff, que sirve para evaluar el bienestar psicológico de una persona en base a 6 dimensiones. Es una escala elaborada en inglés y para su aplicación en español hay que buscar una buena adaptación. Sin embargo “adaptar” no es sinónimo de “traducir”. Adaptar un instrumento psicométrico es mucho más que traducir el test, ya que hay que hacer estudios estadísticos que confirmen la validez y la fiabilidad de la escala traducida y/o adaptada a distintos grupos sociales. A veces hay que suprimir algunos ítems.

He encontrado en Internet las siguientes adaptaciones de la escala de Ryff:

Díaz D., Rodríguez-Carvajal R., Blanco A., Moreno-Jiménez B., Gallardo I., Valle C., van Dierendonck D. (2006) Adaptación española de las escalas de bienestar psicológico de Ryff.
www.psicothema.com/pdf/3255.pdf

Tómas JM., Meléndez JC., Navarro E. (2008). Modelos factoriales confirmatorios de las escalas de Ryff en una muestra de personas mayores. redalyc.uaemex…