abril 10

El esfuerzo de iniciar una actividad y la promoción del bienestar

Escrito por aadsera

Según Sonja Lyubomirsky, Kennon M. Sheldon y David Schkade (2005), comprometerse en una actividad requiere al menos dos clases de esfuerzo: 1) el esfuerzo necesario para iniciar la actividad; 2) el esfuerzo que se requiere para llevar a cabo y mantener dicha actividad.

Es obvio que los efectos beneficiosos de las actividades física o psicológicamente sanas solo se obtienen si la persona consigue iniciar la actividad. Pero iniciar una actividad requiere un esfuerzo de auto-regulación, una disciplina y una fuerza de voluntad importantes. Las investigaciones indican que esta capacidad de auto-regulación es como un “músculo” psicológico que se puede aprender a desarrollar. Las personas que han conseguido potenciar esta capacidad de “ponerse en marcha” en la realización de actividades placenteras tienen más potencial para ser felices en la vida. Son personas que seleccionan actividades que se ajustan a su personalidad. De esta manera les resulta más fácil hacer el esfuerzo de iniciarlas.

Habituarse a iniciar actividades supone poner en práctica las funciones ejecutivas, que dependen de las áreas prefrontales del cerebro. Las áreas prefrontales a su vez constituyen un eje gigante de conexiones neuronales que regulan otras zonas cerebrales. Esta integración neuropsicológica es uno de los pilares de la salud psíquica y del bienestar (Adserá 2013), por lo que es importante practicar en el día a día esta capacidad de “arrancar y ponerse en marcha”.

Referencias bibliográficas:
Lyudomirsky, S., Sheldon, K.M., Schkade, D. (2005). Pursuing Happiness: The Architecture of Sustainable Change. Review of General Psychology, 9(2), 111-131.
Adserá, A. (2013). Terapias de Psicología Positiva. Tarragona: 3Temas.

marzo 20

Segundo Día Internacional de la Felicidad

Escrito por aadsera

Hoy 20 de marzo se celebra el 2º Día Internacional de la Felicidad. En julio de 2012, después de la Primera Conferencia de la ONU sobre Felicidad, se designó el 20 de marzo como Día Internacional de la Felicidad. La primera vez que se celebró fue en 2013.

marzo 15

Bienestar subjetivo y personalidad

Escrito por aadsera

Ed Diener y Richard E. Lucas consideran que una de las más robustas y consistentes conclusiones a que se ha llegado en el campo del bienestar subjetivo (SWB) es que los componentes del SWB están moderadamente relacionados con la personalidad. La tendencia a experimentar emociones, leves o fuertes, es estable a lo largo del tiempo. La variabilidad emocional también es estable en el tiempo.

Las evaluaciones que hacen las personas sobre su bienestar subjetivo no reflejan decisiones arbitrarias basadas en factores temporales inestables. Por el contrario, los componentes afectivos y cognitivos del bienestar son consistentes a lo largo del tiempo y de las situaciones. Esto permite que puedan ser predichos fiablemente a partir de los rasgos de la personalidad. Por ejemplo, la extroversión está moderadamente correlacionada con el afecto placentero, mientras que el neuroticismo está moderadamente correlacionado con el afecto displacentero.

Esto no significa que la personalidad sea el único factor que influye en el bienestar subjetivo, solo indica que hay una relación fuerte y consistente.

Referencia bibliográfica:
Diener, E., Lucas, R.E. (2003). Personality and subjective well-being. En Kahneman, D., Diener, E., Schwarz, N. [Eds.] Well-being: The foundations of hedonic psychology. (pp 213-229). New York: Russell Sage Foundation.

febrero 22

Tres alteraciones psicosociales que dinamitan la autoestima

Escrito por aadsera

Abraham J. Twerski escribió hace años un interesante libro sobre autoestima. El título lo resume todo: Sé positivo. Acaba con tu actitud derrotista y descubre el poder de la autoestima. La segunda parte del libro está dedicada a comprender los problemas causados por la baja autoestima. De todos estos problemas creo que es interesante resaltar los que conllevan una alteración psicosocial. Son los tres siguientes:

1.- Miedo al rechazo.
2.- Solicitud de reconocimiento.
3.- Co-dependencia.

Si tenemos un problema el primer paso que hay que dar para solucionarlo es reconocer que tenemos el problema. Estas tres alteraciones psicosociales son duras, porque dan lugar a una intensa infelicidad e impiden estar en paz con uno mismo. Si creemos vivir infelizmente vale la pena detenerse un momento en la vida para hacer un ejercicio de auto-observación. Hay que preguntarse: “¿Tengo miedo al rechazo? ¿Necesito constantemente el reconocimiento de otras personas? ¿Sufro co-dependencia?”.

Referencia bibliográfica:
Twerski, A.J. (1996). Sé positivo. Acaba con tu actitud derrotista y descubre el poder de la autoestima. Barcelona: Paidós.

febrero 15

El peso de la culpa (literalmente)

Escrito por aadsera

Cada vez hay más evidencias de cómo influye el cuerpo sobre la mente, sobre todo en relación a las emociones y los estados de ánimo. Pero lo sorprendente es que los estados afectivos influyen a su vez en la percepción que tenemos de las sensaciones corporales. Los investigadores Martin Day y Ramona Bobocel han publicado un interesante trabajo que concluye que el sentimiento de culpa provoca la sensación de tener un peso físico, literalmente!

En un artículo publicado en la revista científica PLoS ONE estos autores han contribuido a entender cómo los seres humanos percibimos la culpa. Esto es importante, porque el sentimiento de culpa tiene un papel destacado en la regulación de la conducta ética y moral de las personas. También es importante conocer las bases de la culpa porque cuando el sentimiento de culpa se vuelve irracional reduce notablemente el bienestar de la persona.

En la investigación se pidió a un grupo de estudiantes que hiciesen algo incorrecto, como por ejemplo mentir. A continuación, en una tarea posterior, se les pregunto por la sensación que tenían sobre el peso de su cuerpo, si se sentían con mayor o menor peso respecto a lo habitual. Los resultados indicaron que efectivamente, el recuerdo de haber hecho algo incorrecto daba a la persona la sensación de tener un cuerpo más pesado. En cambio, otras emociones negativas distintas al sentimiento de culpa, como son la tristeza o la insatisfacción, no provocan este efecto.

Esta investigación se engloba en lo que se denomina la “Embodied Theory of Emotion”. En definitiva, se trata de comprender cómo los pensamientos y las emociones interactúan con el cuerpo para guiar la conducta.

Referencia bibliográfica:
Day, M.V., Bobocel, D.R. (2013). The Weight of a Guilty Conscience: Subjective Body Weight as an Embodiment of Guilt. PLoS ONE 8(7): e69546. doi:10.1371/journal.pone.0069546

enero 29

Los mitos de la felicidad

Escrito por aadsera

Sonja Lyubomirsky afirma que uno de los obstáculos para aumentar la felicidad son las creencias erróneas que la gente tiene sobre lo que les hace felices. Son mitos transmitidos por la cultura, los roles sociales, la familia y las amistades. Algunas de estas creencias parecen incluso intuitivas y obvias, a pesar de no tener ninguna base científica.

Mito 1: La felicidad se tiene que “encontrar”. Se dice que la felicidad está allí fuera, en alguna parte, esperando a que la encontremos y la descubramos. Este mito es falso por la sencilla razón de que la felicidad está dentro de nosotros mismos. La felicidad es un estado mental, es una manera de percibirnos.

Mito 2: La felicidad consiste en cambiar nuestras circunstancias. Esta errónea creencia nos lleva a decir: “Sería feliz si …” o “Seré feliz cuando …”. Es un mito que se basa en los recuerdos pasados de nuestra vida, cuando fuimos felices alguna vez. La realidad es que los elementos que determinaron nuestra felicidad en el pasado y que pueden traer la felicidad futura siguen estando ahí, dentro de nosotros mismos, esperando a que los aprovechemos. Las circunstancias externas inciden poco en el bienestar a largo plazo.

Mito 3: La felicidad la tienes o no la tienes. Este mito hace pensar que se nace feliz o infeliz. Se cree erróneamente que la infelicidad es genética y que no podemos hacer nada para cambiarla. Pero lo cierto es que, a pesar de que la personalidad tiene una carga genética, sus distintas facetas, como la capacidad para ser feliz, se pueden cambiar a mejor.

Referencia bibliográfica:
Lyubomirsky, S. (2008). La ciencia de la felicidad. Barcelona: Urano.

diciembre 21

II Congreso Nacional de Psicología Positiva

Escrito por aadsera

La Sociedad Española de Psicología Positiva (SEPP) ha anunciado la organización del II Congreso Nacional de Psicología Positiva, que se celebrará los días 8-10 de mayo de 2014 (el 7 de mayo se realizarán actividades Pre-congreso) en Oropesa del Mar, Castellón. La fecha límite para el envío de trabajos es el 31 de enero de 2014.

Ya está abierto el periodo de inscripciones.

Más información sobre el Congreso en: www.sepsicologiapositiva.es

diciembre 15

Los elementos de la Teoría del Bienestar, de Martin E.P. Seligman

Escrito por aadsera

Martin E.P. Seligman, en su nuevo libro “Flourish”, reformula sus ideas sobre psicología positiva y propone una nueva “Teoría del bienestar”. Esta teoría se basa en cinco elementos que engloban todo aquello que las personas eligen libremente por su valor intrínseco. Estos cinco elementos son:

1) Emoción positiva. Equivale a la “vida placentera” de su anterior teoría de la auténtica felicidad. Engloba todas las variables subjetivas que caracterizan el bienestar: placer, éxtasis, comodidad, calidez, etc. Son sensaciones que se sienten en el presente.
2) Entrega. Equivale a la “vida con compromiso” de su anterior teoría de la auténtica felicidad. El estado subjetivo de la entrega aparece a posteriori y se relata en forma retrospectiva.
3) Sentido. Equivale a la “vida con significado” de su anterior teoría de la auténtica felicidad.
4) Logros. Las personas perseguimos el éxito, los logros, el rendimiento y el virtuosismo por su valor intrínseco, incluso cuando no aportan emociones positivas.
5) Relaciones. La mayor parte de las experiencias de bienestar se obtienen a través de las relaciones con otras personas. La vida interpersonal es el mejor antídoto contra los momentos difíciles de la vida.

Referencia bibliográfica:
Seligman, M.E.P. (2011). La vida que florece. Barcelona: Ediciones B.

noviembre 30

La nueva Teoría del Bienestar, de Martin E.P. Seligman

Escrito por aadsera

En el año 2002 Martin E.P. Seligman propuso lo que denominó la “Teoría de la auténtica felicidad”. En 2011, en su nuevo libro “Flourish”, Seligman reformula sus ideas sobre psicología positiva y propone una nueva “Teoría del bienestar”.

Seligman afirma que el problema de la palabra felicidad es que se ha usado tanto que ha quedado desdibujada, hasta el punto de representar un concepto impracticable para la ciencia. Además, el monismo que conlleva el concepto de felicidad supone considerar que todas las motivaciones humanas se pueden reducir a una sola de carácter fundamental. Seligman dice que hay que disolver el monismo de la felicidad y usar en su lugar elementos con los que se pueda trabajar científicamente. En su nuevo planteamiento, Seligman considera que el núcleo de la psicología positiva ha de girar en torno al concepto de bienestar, que es mucho más operativo.

La nueva Teoría del Bienestar ya no está centrada en la felicidad y en la medición de la satisfacción con la vida, sino que se centra en el bienestar y mide cinco componentes: 1) la emoción positiva, 2) la entrega, 3) el sentido, 4) las relaciones positivas y 5) los logros. Así pues, Seligman ha apostado por añadir dos elementos que se relacionan con el éxito y el virtuosismo, y que explican el porqué las personas intentan triunfar por el mero hecho de triunfar. Estos dos nuevos elementos son las relaciones positivas y los logros.

Referencia bibliográfica:
Seligman, M.E.P. (2011). La vida que florece. Barcelona: Ediciones B.

noviembre 15

La motivación inconsciente juega un papel importante para superar los desafíos de la vida

Escrito por aadsera

Cuando afrontamos un reto que requiere mucho esfuerzo, como estudiar para un examen decisivo o terminar un trabajo importante, la fuerza de voluntad no es suficiente. La reserva de motivación que aporta la fuerza de voluntad se gasta rápidamente, lo que significa que las personas debemos utilizar también otros medios para automotivarnos. Un estudio científico ha concluido que la motivación interna inconsciente es capaz de aumentar significativamente nuestro rendimiento.

El Dr. Peter Gröpel y el Prof. Hugo Kehr, de la Technische Universität München (TUM), han investigado cómo la motivación inconsciente puede influir en nuestra fuerza de voluntad. Algunas de las fuerzas motivadoras inconscientes son el deseo de hacer las cosas bien, el tener influencia sobre otras personas, y el compromiso en las relaciones interpersonales.

Dicen los autores que esta motivación inconsciente puede ser aprovechada positivamente en las empresas. Por ejemplo, en caso de tener un trabajador que esté motivado por el deseo de logro, animarle a participar en proyectos creativos con poca estructura burocrática.

Referencia bibliográfica:
Gröpel, P., Kehr, H.M., (2013). Motivation and Self-Control: Implicit Motives Moderate the Exertion of Self-Control in Motive-Related Tasks. Journal of Personality.